¿Emprendiendo siendo joven?

Hoy, te traemos 9 cosas que no pueden faltar al momento de querer emprender algún negocio o proyecto. Nuestro deseo es que lo pongas en práctica y no tengas miedo de emprender por ser joven ¡Sí se puede!

Descubre tus pasiones. La única forma real de saber qué te interesa en la vida es probando cosas. Lo que sea. Ve a la guerra, sufre en la batalla, aprende de los errores y descubre qué zona del pelotón es la que más te gusta, para enfocar todo tUntitled-2u tiempo en eso.

Encuentra algo que te interese resolver. No tienes que cambiar el mundo literalmente, simplemente piensa en un problema que veas muy común alrededor o en tu sociedad. En el momento que digas: “esto se puede hacer mejor”, empieza por ahí y resuélvelo.  Aprenderás y quizá se vuelva en tu proyecto de vida.

Aprende la habilidad de vender. Es difícil quitarnos el prejuicio arraigado en nuestra sociedad (más que nada en Latinoamérica),  lo cuál nos hace ver como malas personas si estamos vendiendo algo dentro de nuestros proyectos.

Realmente no tiene que ser así, porque de alguna forma todos tenemos que comer, aún cuando escribes un blog gratuito u ofrezcas cosas gratis. Por eso, es muy importante aprender a vender desde ahora, ya que es la base de cualquier negocio.

Aprende a manejar tus finanzas. Las cuáles te enseñarán a valorar más el dinero. También aprende a ahorrar y a usar tus ingresos inteligentemente, por que es vital saber manejar las cuentas desde temprano.

Como jóvenes realmente no necesitamos ganar millones, solamente necesitamos saber qué cosas son importantes para nosotros y aprender a usar el dinero acorde a nuestras necesidades.

Viaja por el mundo. Pero con una cierta responsabilidad y siendo inteligentes. Busca ir al extranjero mediante un intercambio para que estudies o trabajes dependiendo el proyecto, mientras aprendes a salir de tu zona de confort.

Trabaja en un negocio tradicional. O en un startup. Así te darás cuenta si estás apto para el trabajo pesado y uno que te permanezca en un sólo lugar.

Arriésgate a invertir en nuevas ideas. La mayoría de nosotros no tenemos que darle de comer a alguien más. Así que no tenemos problema en arriesgar un poco más económicamente.

Además hay que aceptarlo, en muchos de los casos tenemos el respaldo de nuestros padres si nos echamos a perder muy feo (aunque ésta debería ser tú última opción).

Abre un blog. Si quieres crear una audiencia de un tema que te interese. No dejaremos de mencionar la importancia que puede tener escribir y expresar tus ideas a través de un blog.

Es una de las maneras más fáciles de descubrir que cosas te interesan, de comprender un poco más hacia dónde quieres dirigirte y qué tipo de público te gustaría servir una vez que quieras comenzar un negocio.

Aprende y emprende. Es muy fácil emprender algo hoy en día. Para darte un ejemplo: si te gusta la fotografía, lee varios libros, toma muchas fotos, muéstralas a otros fotógrafos, aprende de ellos, crea un portafolio en línea, difunde tu proyecto e vende tu selección fotográfica más bonita.

Deja los miedos atrás y empieza a emprender desde ahora.